Inicio

Top of Mind, la batalla por el territorio de tu mente

Una vez que nos queda claro el concepto, vemos que, para meterte en la cabeza de un consumidor, debes batallar con los demás para conseguir un hueco en el lugar más privilegiado. Esto es posible, pero es muy complicado, muchos rivales serán agresivos con la publicidad, otros serán más ingeniosos que agresivos. Te enseñamos cómo es esta lucha.

¿Recordar o preferir?

Esta pregunta se la hacen muchas empresas a la hora de establecer prioridades en sus campañas de marketing o publicidad. Pues, obviamente, es una pregunta difícil de contestar porque todos somos distintos, aunque nuestros actos se guíen por un patrón.

Por un lado, siempre querremos que nos prefieran, nunca lo contrario. Que un cliente prefiera nuestro producto a otro sólo puede generar una conclusión positiva, que es, efectivamente, dinero. Si logramos que un cliente prefiera nuestro producto a otro, tenemos hecho casi todo el trabajo.

Por otro lado, recordar puede tener connotaciones negativas para tu negocio. Pueden recordarte de forma negativa o positiva, dependiendo de las sensaciones que generes en el consumidor. Te pueden recordar como la empresa SPAM por excelencia, por tener anuncios horrendos o por ser no saber cómo darse a conocer; sin embargo, te pueden recordar por una empresa con anuncios ingeniosos, por una canción excelente o por una buena frase.

Contentar a todos es una tarea casi imposible en este sentido.

También lo hacen empresas como el Banco Sabadell, sabiendo que atravesamos momentos de estrés y que necesitamos desahogarnos con alguien que muchas personas no tienen a su lado, por eso te dicen: “Confía en nosotros, porque nosotros te escuchamos”.

Llamar la atención es fundamental

Puedes tener un mensaje buenísimo, un eslogan perfecto y haber pagado a Pierce Brosnan para que salga en tu anuncio, pero no servirá de nada si no consigues llamar la atención del consumidor. En muchos casos, contratar a una figura pública puede ayudar a la hora de llamar la atención, ya que muchos consumidores dicen: “¡Anda! James Rodríguez en la tele”.

Lamentablemente, no siempre es así, por lo que para llamar la atención del consumidor tendrás que innovar, crear y tirar de imaginación. Esto lo hace Audi en cada anuncio, siendo muy originales y desmarcándose de la línea habitual en los anuncios de TV.

No he nombrado que no sólo se puede practicar Top of Mind a través de anuncios, sino de Newsletter, por ejemplo. Esta práctica se puede llevar a cabo mediante distintos modos, no sólo mediante el anuncio convencional. Incluso, podríamos elevar esto a otro nivel y hablar de los mensajes subliminales de las marcas en sus productos o anuncios.

Como véis, la batalla no es sencilla, y si estás dispuesto a entrar en ella, tendrás que lidiar con todos tus enemigos, los cuales no te pondrán las cosas tan sencillas. Si estás dispuesto a entrar, ya sabes lo que hacer.